lunes, 29 de abril de 2013

Gonzalo en el Museo Thyssen











Y tu me dirás con esa dulce voz de condescendencia: ¿Y para qué tantas y tan grandes?
Y yo sonreiré complaciente y te contestaré para mis adentros: El orgullo no tiene límites ni medidas, ¡tontolculo!

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Sivana Sharma . Podías haber hecho este comentario por otra serie de fotos, pero al hacerlo por esta de mi nieto, me hace profundamente feliz. Gracias!!!

      Eliminar